Connect with us

Videos

9 síntomas sigilosos y peligrosos: ¿Ácido úrico elevado? ¡Alerta de posible gota!

El ácido úrico es un compuesto químico que se encuentra en nuestro cuerpo, se obtiene de diversos alimentos que consumimos diariamente como el hígado, las anchoas, los frijoles, las arvejas, entre otros. Cuando la cantidad de ácido úrico en la sangre supera los niveles normales, se produce una condición llamada hiperuricemia, que puede resultar en diferentes síntomas y patologías como la gota.

Según los expertos, la concentración de ácido úrico en la sangre debe estar entre 3.5 y 7.2 miligramos por decilitro. Sin embargo, este valor puede variar ligeramente entre diferentes laboratorios. Cuando los niveles de ácido úrico superan esta cifra, se producen precipitaciones tisulares en forma de cristales en diversas zonas del cuerpo, lo que provoca una variedad de síntomas.

Advertisement

Un estudio epidemiológico realizado en los Estados Unidos y publicado en la revista Arthritis and Rheumatism reveló que más del 21% de los hombres y más del 2% de las mujeres presentaban hiperuricemia y gota. Además, en las últimas dos décadas, estas cifras han ido en aumento, lo que indica un signo de alarma para la población.

A continuación, se presentan los 9 síntomas silenciosos de ácido úrico elevado y posible gota:

Advertisement

1. Inflamación de las articulaciones

El ácido úrico en exceso puede acumularse en las articulaciones, especialmente en la base del primer dedo del pie o la articulación metatarsofalángica. Cuando esto ocurre, la persona puede experimentar ataques de intenso dolor, hinchazón y enrojecimiento en la articulación afectada. Esto puede dificultar la movilidad y causar molestias significativas.

2. Fiebre

La hiperuricemia y la gota pueden estar acompañadas de fiebre y escalofríos. Estos cambios de temperatura en el cuerpo pueden ser más frecuentes durante o después de un ataque de gota. Además del intenso dolor en las articulaciones, el paciente puede presentar escalofríos y fiebre, lo que empeora la situación.

Advertisement

3. Cansancio y fatiga

El exceso de ácido úrico puede dificultar el transporte de nutrientes y oxígeno a través de la sangre hacia los diferentes órganos y tejidos del cuerpo. Esto puede provocar debilidad, cansancio y fatiga, ya que las células no reciben los nutrientes y el oxígeno necesarios para su correcto funcionamiento.

4. Protuberancias debajo de la piel

A medida que el ácido úrico se acumula en las articulaciones, pueden formarse grumos o nódulos duros y palpables llamados tofos. Estos tofos pueden aparecer en los codos, las puntas de los dedos, la curvatura de la parte superior de las orejas y otras áreas del cuerpo. En algunos casos, los tofos pueden secretar una sustancia blanquecina y causar dolor en las articulaciones afectadas.

Advertisement

5. Rigidez articular

Las personas que sufren de gota crónica o que han tenido ataques repetidos de gota pueden experimentar rigidez en las articulaciones. Esto se debe al daño causado por la acumulación de cristales de ácido úrico en las articulaciones, lo que dificulta el movimiento y dificulta la realización de actividades cotidianas.

6. Problemas gastrointestinales

El exceso de ácido úrico también puede provocar problemas gastrointestinales como náuseas, vómitos y trastornos digestivos. Estos síntomas no suelen aliviarse con ningún medicamento y pueden persistir hasta que se reduzcan los niveles de ácido úrico en la sangre. Además, ciertos medicamentos utilizados para tratar la inflamación articular en la gota pueden causar efectos secundarios gastrointestinales.

Advertisement

7. Picazón y descamación de la piel

El exceso de ácido úrico puede causar sequedad en la piel, lo que puede provocar picazón y descamación en las manos y los pies. Esta descamación es especialmente severa en los tofos intradérmicos, que son acumulaciones de tejido blando alrededor de las articulaciones. Además, niveles altos de ácido úrico también pueden alterar la microvasculatura de la piel, lo que resulta en síntomas inflamatorios y deterioro de la calidad de los tejidos y órganos.

8. Dolor en la parte baja de la espalda

Además de las articulaciones, el exceso de ácido úrico puede afectar los riñones y causar la formación de cálculos renales. Estos cálculos pueden obstruir el flujo de orina y causar dolor e incomodidad en la parte baja de la espalda o en el área abdominal. También pueden irradiar a otras áreas como la ingle, los testículos en los hombres y los labios mayores en las mujeres.

Advertisement

9. Dificultad al orinar

Si se presentan cálculos renales debido a la acumulación de ácido úrico en los riñones, es probable que también se experimente dificultad al orinar. Este síntoma puede estar acompañado de ardor, aumento en la frecuencia de las micciones y la presencia de sangre o fragmentos de cálculos en la orina. Además, es posible que la orina se vuelva turbia o maloliente debido a la presencia de ácido úrico.

Si experimentas alguno de estos síntomas, es importante acudir a un médico para realizar un historial clínico completo y determinar los posibles factores de riesgo. También se pueden realizar exámenes de sangre y orina para evaluar los niveles de ácido úrico y el funcionamiento de los riñones. El tratamiento para la hiperuricemia y la gota puede incluir cambios en la dieta, medicamentos para reducir los niveles de ácido úrico y aliviar los síntomas, y medidas para prevenir la formación de cálculos renales.

Advertisement

Si conoces a alguien que pueda beneficiarse de esta información, no dudes en compartir este artículo. Recuerda que cuidar de nuestra salud es fundamental para llevar una vida plena y saludable.

El video original puedes verlo pinchando AQUÍ

Advertisement
Advertisement