Connect with us

Viral

¡Adiós a los pies ardientes!

En este artículo nos adentraremos en el tema de los pies ardientes y doloridos, un problema que muchas personas experimentan en algún momento de sus vidas. Sentir que las piernas arden, duelen, están cansadas, hinchadas o con hormigueo puede ser señal de distintas afecciones, desde problemas circulatorios hasta complicaciones neurológicas. En esta charla, el Dr. Juan Ignacio Veller nos brinda información sobre los diagnósticos más frecuentes de estos síntomas y las formas de tratarlos. También menciona algunas condiciones más graves, como problemas de coagulación en el nervio ciático o la posibilidad de un accidente cerebrovascular. El objetivo es entender qué nos está sucediendo cuando experimentamos estos síntomas y encontrar soluciones para aliviarlos.

Una de las principales causas de dolor en los pies es la fascitis plantar. Esta afección se caracteriza por la irritación de un tejido fibroso en la planta del pie, que puede empeorar con el tiempo si no se trata adecuadamente. Si sientes dolor al caminar por las mañanas que mejora con el movimiento pero empeora al final del día, especialmente al pisar o moverte, es posible que estés sufriendo de fascitis plantar. Esta condición es común en personas de todas las edades, aunque es más frecuente entre los 40 y 60 años, y puede durar semanas o incluso meses para sanar.

Advertisement

El uso de ciertos medicamentos como los antibióticos, los fármacos para el colesterol o los antidepresivos también puede causar molestias en las piernas. Algunos tipos de antibióticos, como las fluoroquinolonas, pueden provocar hormigueo, dolor y otros síntomas debido al daño directo que causan en el sistema nervioso periférico. Los fármacos para reducir el colesterol, conocidos como estatinas, también pueden causar calambres en las pantorrillas en dosis altas. Es importante consultar a un médico si experimentas estos síntomas y considerar ajustar la dosis o cambiar el medicamento.

Una dieta inadecuada y la falta de vitaminas también pueden desencadenar dolor en los pies y piernas. La deficiencia de vitamina B12, en combinación con la falta de ácido fólico (vitamina B9), puede afectar el sistema nervioso, causando problemas en los nervios y daño en la médula espinal. Esta deficiencia suele ser rara, pero puede ocurrir en personas que siguen dietas vegetarianas o veganas sin suplementos adecuados, así como en aquellos con enfermedades digestivas o que toman ciertos medicamentos como el omeprazol o la metformina. Afortunadamente, esta deficiencia responde bien al tratamiento con suplementos de vitamina B12.

Advertisement

Los problemas circulatorios pueden ser de los más graves, ya que pueden poner en riesgo la salud de las piernas. Las obstrucciones en las arterias pueden provocar síntomas como piernas brillantes, pieles finas, pérdida de vello y un tono de color marrón en las pantorrillas. Esto ocurre cuando se acumulan placas de grasa en las arterias, impidiendo que la sangre llegue adecuadamente a los tejidos. Si experimentas estos síntomas, es importante consultar a un médico de inmediato, especialmente si sientes dolor intenso o notas cambios en la temperatura de las piernas.

Las várices también pueden ser responsables de la sensación de piernas cansadas al final del día. Estas venas dilatadas pueden causar picazón, dolor e inflamación, pero en la mayoría de los casos no representan un problema grave y pueden tratarse mediante cambios en la dieta, ejercicio, uso de medias de compresión y, en ocasiones, cirugía.

Advertisement

En casos más raros, los síntomas en las piernas pueden estar asociados a condiciones más graves, como neuropatía alcohólica, esclerosis múltiple o infecciones. También es importante estar atentos a signos de accidente cerebrovascular, como debilidad o pérdida de fuerza en un lado del cuerpo, dificultad para hablar o visión borrosa. Si se presentan estos síntomas, se debe buscar atención médica de inmediato.

En conclusión, el ardor y dolor en los pies pueden ser indicativos de diferentes afecciones, desde leves hasta potencialmente graves. Es importante consultar a un médico para obtener un diagnóstico preciso y recibir el tratamiento adecuado. Muchas veces, medidas sencillas como cambios en la dieta, uso de medicamentos o terapia física pueden aliviar estos síntomas y mejorar la calidad de vida. No ignores las señales que tu cuerpo te envía y busca ayuda profesional para mantener tus pies sanos y libres de molestias.

Advertisement

El video original puedes verlo pinchando AQUÍ

Advertisement