Connect with us

Viral

¡Alerta! La leche puede ser peligrosa: ¡Descubre la prueba!

La leche: ¿nutritiva o peligrosa?

Hoy les traigo una de las batallas más épicas que existen en la ciencia se trata de las diferentes opiniones que existen sobre la leche es nutritiva pues muy veneno esto es muy controvertido mientras que algunos científicos piensan que es nutritiva y necesaria para nuestra salud otros sostienen que causar alergias alimentarias, cáncer e incluso muertes prematuras. Entonces, ¿quién tiene razón con todas estas críticas? ¿Por qué aún la bebemos o no? ¿Por qué existen personas que son más sensibles que otras y gente que no tolera tomar productos derivados de la leche? ¿La leche de las plantas como almendras, arroz y soya es mejor que la leche de origen animal como vaca y cabra? ¿La leche descremada es verdad que es mejor que la leche entera? ¿Realmente necesitamos beberla? Quédate hasta el final y te vas a enterar de todo esto y mucho más, y vas a sacar todas las dudas de las cosas más controversiales que existen sobre este producto.

La importancia de la leche en la infancia

Sin duda, es en los primeros años de vida cuando nuestro intestino todavía es inmaduro para poder procesar otro tipo de alimentos. En grasas, vitaminas, minerales y el azúcar de la leche, que se llama lactosa. Además, la leche de la madre contiene anticuerpos que ayudan a proteger al niño de diferentes enfermedades y también a regular su sistema inmunológico. Estos anticuerpos defienden al niño incluso del coronavirus. Pero aquí es donde comienza la historia, porque muchos adultos continúan bebiendo leche de diferentes fuentes, principalmente de los animales: las vacas, las ovejas, las cabras. Y actualmente, está aumentando el consumo de leche basadas en plantas.

Advertisement

La evolución y adaptación a la leche

Hace miles de años, cuando estos animales se domesticaron, ayudaban a que la colonia de las personas sobrevivan. Los grupos que contaban con este recurso tenían una ventaja evolutiva, porque al tener leche, tenían más comida y estar a una fuente de calorías muy importante para sobrevivir en tiempos difíciles. Por selección natural, estos grupos de personas que fueron sobreviviendo gracias al consumo de leche, fueron sufriendo cambios genéticos, haciendo que su intestino se adapte, produciendo mayor cantidad de una enzima llamada lactasa que se encuentra en la pared de nuestro intestino. La lactasa es una enzima que ayuda a digerir la leche, principalmente el azúcar de la leche llamada lactosa. Pero el problema es que después de la infancia, nosotros vamos perdiendo esta enzima, vamos perdiendo la lactasa.

Mientras más envejecemos, menos cantidad de esta enzima tenemos. Por eso, a muchos nos cuesta digerir la leche. Esto lleva a diferentes grados de intolerancia a la lactosa. La intolerancia a la lactosa varía mucho dependiendo del grado de intolerancia y dependiendo de tu organismo. Muchas personas pueden necesitar consumir productos con bajo contenido de lactosa o incluso utilizar enzimas digestivas para poder digerirla. La alergia a los productos lácteos puede ocurrir en 1 de cada 18 niños, pero al igual que con otras alergias, en general van disminuyendo o desapareciendo con el paso de la edad.

Advertisement

Por otro lado, los países nórdicos son los que menos la sufren en América Latina y debido a la gran mezcla de razas que existe la intolerancia a la lactosa oscila entre el 70% y el 80%. Todo depende de nuestros orígenes genéticos esto nos hace pensar que nuestro cuerpo rechaza la leche porque en realidad no es necesaria para que nosotros sobrevivamos actualmente, principalmente después del periodo de la lactancia.

La controversia sobre la leche y el cáncer

La historia de la relación entre el consumo de leche y la aparición de cáncer es bastante interesante. Estudios más antiguos encontraron una relación entre el consumo de leche y la aparición de algunos tipos de cáncer como por ejemplo, próstata, mama e intestino. Otros estudios mostraron que quienes tomaban leche podrían tener huesos más frágiles. Además, existe una vieja creencia que la leche podría aumentar la mucosidad, las secreciones de la vía respiratoria en los niños. A todo esto, también se suman otros estudios mal interpretados, asociando el consumo de leche con la muerte precoz o la aparición de enfermedades cardiovasculares, como por ejemplo, el infarto, la insuficiencia cardíaca, el accidente cerebrovascular, alergias, entre muchos otros problemas.

Advertisement

Contrariamente a estas creencias, estudios más actuales y poderosos no han encontrado relación entre el consumo de leche y el cáncer, las enfermedades cardiovasculares o incluso la muerte precoz, como se pensaba anteriormente. En algunos casos, incluso se ha encontrado un efecto protector de la leche contra ciertos tipos de cáncer como el de colon, mama, estómago y vejiga. Sin embargo, aún no se ha aclarado del todo si la leche protege o aumenta el riesgo de cáncer, ya que parece depender de la cantidad consumida. Tomar más de 1.2 litros de leche por día podría aumentar el riesgo de cáncer de próstata. En general, se recomienda consumir entre 100 y 250 mililitros de leche al día, sin que esto aumente el riesgo de ningún cáncer.

Es importante tener en cuenta que, si sufres alguna de estas enfermedades, siempre debes consultar con tu médico o nutricionista antes de consumir cualquier producto. La leche no es mala para la mayoría de las personas y es crucial en lugares de bajos recursos económicos. Sin embargo, tiene un impacto negativo en el planeta, en el medio ambiente y en el sufrimiento de los animales. Como sociedad, debemos decidir cómo lidiar con esto.

Advertisement

Alternativas a la leche de origen animal

Para aquellos que prefieren evitar el consumo de leche de origen animal, existen muchas alternativas a base de plantas, como la leche de almendras, coco, arroz y soya. Estas alternativas utilizan menos agua y energía en su producción, lo que causa un impacto menos negativo en el planeta. Sin embargo, es importante tener en cuenta que estas leches necesitan ser enriquecidas artificialmente con vitaminas y calcio para alcanzar un buen valor nutricional. Además, no contienen caseína ni proteínas del suero de la leche de origen animal, por lo que no se pueden utilizar para hacer queso.

En términos de valor nutricional y valor biológico de las proteínas, la leche de soya es la única que puede ser comparada a la leche de vaca. Sin embargo, contiene mayor cantidad de azúcar agregado. Las demás leches de origen vegetal necesitan ser enriquecidas artificialmente con vitaminas y calcio para alcanzar un buen valor nutricional. Por otro lado, la leche de origen vegetal no tiene caseína ni proteínas del suero de la leche de origen animal, por lo que no se puede hacer queso con ellas.

Advertisement

En conclusión, la leche no es mala para la mayoría de las personas y es una fuente importante de nutrientes. Sin embargo, no necesitamos leche para mantenernos sanos, ya que podemos obtener esos nutrientes de otras fuentes de alimentos más saludables para nosotros y para el planeta. La leche puede ser una opción saludable en ciertos contextos, como en regiones de bajos recursos económicos, pero también tiene un impacto negativo en el medio ambiente. Como individuos y como sociedad, debemos tomar decisiones informadas sobre nuestro consumo de leche y considerar alternativas más sostenibles y éticas.

El video original puedes verlo pinchando AQUÍ

Advertisement
Advertisement