Connect with us

Viral

¡Descubre los síntomas que revelan vasos sanguíneos tapados!

En este artículo hablaremos sobre los síntomas de los vasos sanguíneos tapados en distintas partes del cuerpo, como las piernas, el cerebro y el corazón. También abordaremos la importancia de identificar cuándo es una emergencia y se debe acudir a un médico, así como las formas en las que podemos prevenir y cuidar naturalmente de nosotros mismos a través del control de los factores de riesgo y una alimentación saludable. Para ello, contamos con la vasta experiencia y conocimiento del Dr. Juan Ignacio Veller.

Síntomas de los vasos sanguíneos tapados

Los vasos sanguíneos, arterias y venas, desempeñan un papel crucial en nuestro sistema circulatorio. Las arterias son las encargadas de llevar sangre rica en oxígeno y nutrientes desde el corazón hacia todos los órganos del cuerpo, mientras que las venas traen de vuelta la sangre pobre en oxígeno y nutrientes al corazón para que pueda ser nuevamente oxigenada. Sin embargo, tanto las arterias como las venas pueden verse afectadas por obstrucciones, dilataciones o rupturas.

Advertisement

En el caso de las piernas, una obstrucción aguda de una arteria puede causar síntomas inmediatos. Por ejemplo, si un coágulo sanguíneo se desprende del corazón y obstruye una arteria en una de las piernas, la pierna afectada comenzará a experimentar sensaciones extrañas como hormigueo, calambre y sensación de frío. La pierna se pondrá pálida debido a la falta de riego sanguíneo y puede generar un dolor intenso. Si se consulta a tiempo, es posible disolver el coágulo, pero si se demora, pueden aparecer complicaciones graves, como la incapacidad funcional de la pierna o incluso la necesidad de amputación.

Por otro lado, las obstrucciones crónicas pueden ir desarrollándose lentamente en las arterias de las piernas debido a la acumulación de grasa y la inflamación en el interior de las mismas. Esta obstrucción progresiva puede generar cambios en la temperatura de las piernas, heridas que cicatrizan con dificultad, dolor o calambres frecuentes y claudicación intermitente. La claudicación intermitente se caracteriza por el dolor intenso en las pantorrillas al caminar cierta distancia, lo que obliga a detenerse para descansar y luego continuar. Además de controlar los factores de riesgo, como dejar de fumar, perder peso y llevar una alimentación saludable, existen tratamientos invasivos para resolver estas obstrucciones y mejorar el flujo sanguíneo en las piernas.

Advertisement

Pasando al cerebro, su alta demanda de energía y extrema sensibilidad a la falta de oxígeno lo hacen propenso a sufrir problemas relacionados con la obstrucción de los vasos sanguíneos. A pesar de que los síntomas pueden ser silenciosos en algunos casos, es fundamental prestar atención a aquellos que podrían indicar microinfartos en pequeñas áreas del cerebro. Estos microinfartos pueden generar cambios en el comportamiento, como cambios de humor, irritabilidad, olvidos frecuentes y dificultad para hablar, escribir o resolver problemas sencillos. Asimismo, existe la posibilidad de que estos microinfartos sean causados por enfermedades en las arterias del cuello, llamadas carótidas, o por arritmias cardíacas que liberan pequeños coágulos que afectan el cerebro. Cuando un coágulo obstruye de manera aguda una arteria cerebral, se produce un accidente cerebrovascular que requiere atención médica inmediata.

En cuanto al corazón, una obstrucción de las arterias coronarias que lo rodean puede manifestarse como angina de pecho al realizar ejercicio. Esto se debe a que durante el reposo el corazón recibe suficiente flujo sanguíneo y oxígeno para funcionar adecuadamente, pero cuando se hace ejercicio y se incrementa la demanda de sangre, las arterias obstruidas no pueden suplir esa necesidad y se experimenta dolor en el pecho o una sensación de presión que puede irradiarse hacia la mandíbula o el brazo. La angina de pecho es una señal de advertencia de que las arterias coronarias están obstruidas y, si no se toman las medidas necesarias, puede desencadenar un infarto agudo de miocardio.

Advertisement

Cómo cuidar de nuestros vasos sanguíneos

El Dr. Veller nos brinda algunas recomendaciones para cuidar de nuestros vasos sanguíneos y prevenir la obstrucción o el deterioro de los mismos. En primer lugar, es fundamental controlar los factores de riesgo como el tabaquismo, el sobrepeso, la hipertensión arterial y el estrés. Además, es importante llevar una alimentación saludable, evitando el consumo excesivo de azúcares y harinas refinadas, y optando por alimentos integrales y ricos en ácidos grasos saludables. El ejercicio regular, al menos 30 minutos al día, también es clave para mantener una buena circulación sanguínea y prevenir la formación de placas de ateroma en las arterias.

En conclusión, estar atentos a los síntomas que pueden indicar obstrucción de los vasos sanguíneos es fundamental para prevenir complicaciones graves y buscar atención médica a tiempo. Controlar los factores de riesgo y llevar un estilo de vida saludable son pilares fundamentales para cuidar de nuestros vasos sanguíneos y mantener una buena salud cardiovascular. Si experimentas alguno de los síntomas mencionados, no dudes en consultar a un médico para recibir un diagnóstico y un tratamiento adecuados.

Advertisement

El video original puedes verlo pinchando AQUÍ

Advertisement