Connect with us

Viral

Potente remedio: Agua caliente con orégano, ¡sanación instantánea!

Nunca más usarás orégano solo para agregar sabor y aroma a tus platos. Los alimentos, principalmente plantas y especias, pueden y deben usarse como medicinas naturales. El orégano es mucho más que un condimento, porque sus aceites contienen poderosos antioxidantes que sanan tu cuerpo. De hecho, contiene 40 veces más antioxidantes que las manzanas y cuatro veces más que los arándanos. Y hoy te revelaré cómo usar esta planta para aprovechar al máximo sus virtudes.

El orégano tiene muchos beneficios para nuestro cuerpo, ya que tiene propiedades antioxidantes y antiinflamatorias. Pero especialmente tiene estas cuatro virtudes impresionantes. El primer beneficio es para la tos y la digestión. Consumir sus hojas frescas o secas con alimentos, pero mejor aún, en forma de té, ayuda a reducir la tos y los resfriados. Esta es una alternativa natural para cuando tenemos gripe, resfriados y esa sensación de garganta irritada que nos provoca tos seca, molesta o secreta.

Advertisement

Otras alternativas naturales respaldadas científicamente para aliviar la tos y la irritación de garganta son el jengibre, el té de limón, la miel, una cucharada. Pero, por otro lado, volviendo al orégano, también se han realizado estudios que demostraron que puede aliviar las molestias digestivas, como esa sensación de hinchazón, acidez estomacal o sentirnos pesados. Para esto, puedes tomar una taza de té después de las comidas, especialmente si te quedaste con esa sensación de mala digestión.

¿Tiene el orégano beneficios para prevenir o combatir el cáncer? Bueno, aquí los experimentos son muy alentadores. Demostraron que cuando el extracto de orégano se enfrentó a diferentes tipos de cáncer, tenía la capacidad de frenar su crecimiento e incluso provocar la muerte. Muchos me dirán que estos son solo experimentos, pero voy a responder dos cosas. Uno. Para mí, esto es muy esperanzador. Ahora necesitamos a alguien que ponga suficiente dinero para financiar estudios más grandes y realizar otros experimentos más grandes. Y dos, aunque esto aún no ha sido confirmado por estudios grandes. Todo lo que podamos hacer en nuestras vidas para reducir el riesgo de sufrir esas enfermedades que acortan nuestra vida, debemos intentarlo. El orégano ha estado presente durante mucho tiempo y tiene muy pocos efectos secundarios. Solo debes tener en cuenta algunos riesgos y precauciones que voy a mencionar.

Advertisement

Pero esta planta es uno de los ingredientes más fáciles de usar, barato para todos, y tiene toneladas de antioxidantes. El problema es que muchos de nosotros no sabemos cómo usarlo. No estamos aprovechando al máximo sus virtudes. Y hoy, además de mostrarte su uso culinario, te mostraré cuatro formas medicinales de usar el orégano. Esto es muy similar a lo que sucede con la hoja de laurel. La mayoría lo deja a un lado del plato, no lo consume y de esta manera se están perdiendo sus efectos curativos. Te lo explicamos todo con mucho más detalle en nuestro libro.

El tercer beneficio de la lucha contra las infecciones con orégano. Sus ingredientes activos tienen la capacidad de destruir virus y bacterias. Y es por eso que sus propiedades antibióticas ya están siendo investigadas. El orégano ya ha demostrado ser capaz de destruir al menos 20 tipos de bacterias. Entre ellas algunas que infectan nuestras heridas en la piel o nos causan infección urinaria, neumonía. Otros estudios mostraron que gracias a las propiedades antiinflamatorias del orégano, es capaz de aliviar el dolor de las contracturas musculares o las articulaciones inflamadas. Aunque los estudios al respecto todavía son pequeños y no hay recomendación oficial, sus mayores beneficios se observan cuando se consume té de orégano para aliviar la tos o una mala digestión.

Advertisement

Entonces, ¿cuál es el veredicto? El orégano es capaz de curar o ayudar con algunas enfermedades. Creemos en sus beneficios, especialmente cuando se agregan otros alimentos, antioxidantes, antiinflamatorios y otros hábitos saludables a esto. Y aún más cuando estas hierbas se usan para reemplazar otros productos que son dañinos para nuestro cuerpo. Por ejemplo, una de las preguntas más frecuentes en nuestra práctica es ¿cómo reduzco la ingesta de sal? Porque la comida es como si perdiera un poco de sabor. Bueno, las hojas de orégano, pimienta negra, cúrcuma, mostaza en polvo, entre muchas otras, son excelentes alternativas naturales y muy saludables para darle a tus platos un sabor muy intenso y al mismo tiempo tener efectos medicinales.

Y eso lo han demostrado en diferentes estudios que pueden reducir el riesgo de las enfermedades que más matan a las personas, como el cáncer, los ataques cardíacos y los accidentes cerebrovasculares. Por supuesto, siempre asociado con otros hábitos y alimentos saludables. Ahora. ¿Por qué el orégano tiene tantos beneficios? La clave está en sus aceites. Sus ingredientes activos son principalmente rimol, carvacrol y ácido rosmarínico. Estos nombres, que tal vez no te digan nada, son productos químicos de las plantas que ayudan a reparar nuestro cuerpo. Actúan directamente en tus células luchando contra los radicales libres.

Advertisement

Observa esto porque una animación explica más que mil palabras. Es una manzana que se pone marrón. Y eso es lo que lentamente le sucede a nuestros cuerpos cuando los radicales libres dañan nuestro ADN y nos oxidan. Y el problema es que cuando te das cuenta de esto porque tienes algún síntoma de inflamación crónica, problemas renales en el hígado o donde sea, en muchos casos es demasiado tarde. Y aunque incluso en casos avanzados, hay mucho que nosotros, los médicos, podemos hacer para ayudar a las personas. Lo ideal siempre es tratar de prevenir o al menos ralentizar la progresión de estas enfermedades crónicas.

Los radicales libres aumentan en nuestro cuerpo por muchas razones. Por ejemplo, cuando consumimos alimentos procesados llenos de sustancias tóxicas. O cuando consumimos un exceso de azúcar, cuando somos sedentarios y pasamos mucho tiempo sentados. Cuando fumamos o incluso en el aire que respiramos, cuando estamos expuestos a la contaminación ambiental. Exponernos al sol de manera incorrecta también aumenta la cantidad de radicales libres. Incluso cuando estamos estresados, tenemos un mal día, dormimos mal, nuestro cuerpo está inflamado. Y este es el problema. En exceso, los radicales libres aceleran el envejecimiento de nuestro cuerpo, como te mostré en la manzana. Y esto está directamente implicado en la aparición de enfermedades como el cáncer, los ataques cardíacos e incluso la demencia. Ahora, la buena noticia es que el orégano se ha comparado con varios tipos de hierbas y se ha demostrado que es una de las más ricas en antioxidantes. Incluso más que algunas frutas como las bayas rojas. Ten en cuenta que hay algunas investigaciones muy interesantes donde se comparan pequeñas cantidades de orégano con pequeñas cantidades de arándanos. En este estudio se demostró que el orégano tiene cuatro veces más antioxidantes. No te estoy diciendo que comas la misma cantidad de orégano que de arándanos. Pero te estoy mostrando la importancia de prestar más atención a esta hierba.

Advertisement

Ahora veamos las formas de uso. Cómo aprovechar sus virtudes medicinales. Bueno, sus hojas, tanto frescas como secas, se pueden usar en tus platos. Ahora también puedes usar té de orégano, aceite casero y también hablaremos del aceite esencial. Una forma muy práctica y fácil de preparar el té es hirviendo 250 mililitros de agua. Agregas cinco o seis hojas de orégano secas o sus hojas frescas y trituradas. Dejas hervir durante tres minutos, apagas el fuego y luego dejas reposar durante otros cinco minutos. Luego filtras las hojas y puedes disfrutar del té. La dosis es de una a dos tazas de té al día. Puedes usarlo principalmente para aliviar los síntomas de la tos, la irritación de garganta o para aliviar las molestias digestivas.

Otra forma de usar el orégano es directamente en tus comidas. Puedes usar cinco o seis hojas secas o frescas y trituradas. Lo agregas al final de la cocción en los últimos dos o tres minutos, o si no, directamente en el plato cuando ya está servido en la mesa. Si tienes las hojas secas trituradas, puedes usar fácilmente una cucharadita de té dos o tres veces al día en tus comidas.

Advertisement

Ahora veamos cómo hacer aceite de orégano casero. Para esto puedes usar un aceite base como el aceite de oliva extra virgen. ¿Se puede usar otro tipo de aceite? Por supuesto. Aceite de almendra, aceite de coco, aceite de girasol. Recomendamos aceite de oliva extra virgen por ser uno de los más saludables. Y la proporción es la siguiente. Por cada diez mililitros de aceite de oliva usarás cinco gramos de orégano. Puedes usar tanto orégano seco como sus hojas frescas y trituradas. Primero tienes que llevar el aceite de oliva a hervir hasta que esté tibio. No tiene que estar muy caliente. Inmediatamente viertes el aceite tibio en un recipiente de vidrio oscuro y hermético junto con las hojas de orégano y lo cierras muy bien. Almacenas esto en un lugar oscuro y fresco durante 3 a 4 semanas, asegurándote de mezclarlo dos o tres veces al día para que todos sus ingredientes activos puedan incorporarse al aceite. Y eso es todo, ya tienes aceite de orégano casero para usar en tus ensaladas o para masajes. Solo asegúrate de filtrar las hojas antes de usarlo, para que solo quede la parte líquida del aceite, aprovechando la oportunidad de exprimir las hojas con una cuchara para extraer todos sus ingredientes activos. Intenta usar este aceite en un plazo de 30 días. La dosis puede ser una cucharadita de té de 2 a 3 veces al día con tus comidas.

Ahora vale la pena aclarar que este aceite casero no es lo mismo que el aceite esencial que vas a comprar en tiendas de alimentos saludables o suplementos. Y para eso déjame hablarte de los riesgos y efectos secundarios del orégano. En general, cuando se consume de la forma que te expliqué en el video y en esas dosis, no causa grandes molestias. Lo que recomiendo es que lo evites si eres alérgico principalmente a la menta, el albahaca o la lavanda, ya que puede haber algún tipo de reacción cruzada con el orégano. Y siempre que cualquier sustancia o producto, por más natural que sea, te cause algún síntoma, o si tienes alguna enfermedad crónica o algún problema de salud, consulta a tu médico y nutricionista. Ahora. Ten cuidado con el aceite esencial. No lo consumas. No es lo mismo que el aceite casero que te mostré antes. El aceite esencial es mucho más concentrado. Es el que compras en tiendas de alimentos saludables que viene con un gotero. Esto no debe ingerirse. Se prepara a partir de muchas hojas y también de sus tallos, y luego pasa por un proceso de destilación al vapor. Por eso es mucho más concentrado y puede causar náuseas, diarrea, malestar gastrointestinal muy significativo e incluso interferir con algunos medicamentos que puedas estar tomando, especialmente si estás tomando medicamentos para afinar la sangre, anticoagulantes. Este aceite esencial se usa más para masajear la piel, pero nunca en su forma pura porque puede causar reacciones. Si quieres usarlo, te recomiendo que lo diluyas en algún otro tipo de aceite, por ejemplo, aceite de oliva extra virgen y lo apliques de esa manera. Pero si causa cualquier tipo de reacción en la piel, evítalo.

Advertisement

La mejor forma de consumir cualquier producto siempre es en su forma natural. Lo que más recomendamos es consumir sus hojas secas o frescas junto con tus comidas. Usa el aceite como te mostramos o en forma de té.

Bueno, en este momento quiero pedirte algo muy importante para nosotros: comparte este video, suscríbete a nuestro canal y activa las notificaciones para no perderte los próximos videos. Déjanos tu comentario. Esto nos ayuda mucho a seguir creciendo. Un saludo muy grande desde mi rincón del mundo.

Advertisement

El video original puedes verlo pinchando AQUÍ

Advertisement